Páginas vistas en total


"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo" (Oscar Wilde). "Me he dedicado a investigar la vida y no sé por qué ni para qué existe" (Severo Ochoa).

martes, 23 de octubre de 2012

Peces parásitos (y III)

PECES ENDOPARÁSITOS (SILURIFORMES)

Así como es discutido por algunos autores que los Mixines puedan ser considerados peces parásitos (véase entrada titulada "Peces parásitos 2ª parte"), no es discutido por ningún autor (al menos que yo sepa) que hay varias especies pertenecientes al orden Siluriformes que han adoptado el endoparasitismo como forma de supervivencia. Las especies referidas pertenecen a los géneros Vandellia y Cetopsis.

El género Vandellia incluye 3 especies: V. cirrhosa, V. beccarii (cuenca del río Orinoco y ríos de Guyana) y V. sanguinea (de las cuencas de los ríos Amazonas, Orinoco y Essequibo). Vandellia cirrhosa (Valenciennes, 1846) es la especie más común y la mejor estudiada de las tres. Es conocida vulgarmente como el "candirú". Habita en la cuenca del río Amazonas. Penetra en la cavidad branquial de los peces donde se alimenta de su sangre, pero es especialmente temido por los bañistas nativos debido a su capacidad de adentrarse por las aberturas urogenitales de los mamíferos, incluído el ser humano. Puede entrar en el cuerpo por la uretra, la vagina o el ano. Una vez en el interior, extiende unas espinas a modo de anclaje y comienza a alimentarse de su hospedador. Parece ser que la antigua creencia de que el pez se alimenta chupando la sangre de su víctima es un error. Al parecer, realiza una incisión en una de las arterias importantes del hospedador y literalmente se conecta a la circulación del hospedador aprovechándose de la presión arterial de este, haciendo que el flujo de sangre pase a través de su cuerpo. Probablemente posean algún tipo de válvula o esfínter para prevenir el reflujo de la sangre ingerida.

Algunas especies de peces hospedadores (Colossoma macropomum por ej.), son capaces de dificultar los ataques del candirú presionándolo bajo el opérculo membranoso o mediante el uso de su aleta pectoral para presionarlo contra el flanco o "barrerlo" desde el borde del opérculo.

Vandellia cirrhosa. Foto de Sazima, I. Publicada en Fishbase.org.

Resulta muy difícil distinguir este pez en las aguas en las que habita, de ahí que exista la costumbre entre ciertas tribus amazónicas de bañarse de espaldas a la corriente y con las aberturas corporales tapadas por las manos para evitar ser parasitados. Una vez el candirú ha penetrado en el cuerpo es muy difícil extraerlo sin recurrir a la cirugía. Se sabe que algunas tribus nativas utilizan para extraer el candirú la planta Xagua, la cual aseguran que puede disolver completamente al animal.


 
Detalle de Vandellia cirrhosa. Publicado en scienceblogs.com


 
El candirú es capaz de engullir la sangre de las branquias de su hospedador en un rango de tiempo que oscila sólamente entre 30 y 145 segundos. Los expertos piensan que este pez es capaz de detectar el olor y el sabor de la orina humana mediante quimiosensores, siguiendo el rastro dejado por ambos para llegar hasta su víctima. También se sospecha que utilizan orientación visual. Una vez dentro de la víctima comienza a devorar las membranas mucosas y tejidos provocando una hemorragia. A pesar de todo, sólo hay confirmado un ataque del candirú a un ser humano. Ocurrió en 1997. Un candirú penetró por el canal uretral de un hombre y llegó hasta la bolsa escrotal devorando los tejidos a su paso. Fuente del suceso:

http://www.niagarafallsreporter.com/hanchette45.html

Vídeo en el que se puede ver una reconstrucción realizada por el canal Discovery Channel de este ataque:




Esta especie puede encontrarse activa tanto durante el día como durante la noche. Cuando está inactiva le gusta enterrarse en fondos blandos, fangosos.


Vandellia cirrhosa asomando bajo el opérculo del pez hospedador. Publicado en scienceblogs.com.

El género Cetopsis incluye 21 especies reconocidas actualmente, pero varias de ellas son escasamente conocidas debido a que se han capturado muy pocos ejemplares. Cuatro de las especies de este género son conocidas  a partir del estudio de un único ejemplar encontrado.

Estos peces viven en los principales ríos de Sudamérica, como el Amazonas, Orinoco, Tocantins, Magdalena, Madeira, Atrato, así como en otros ríos de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

El cuerpo varía dependiendo de la especie desde delgado a grueso.

Cetopsis candiru (Spix y Agassiz, 1829), se distingue de las demás especies de su género entre otras cosas por sus dientes incisiformes, en contraposición a los dientes de forma cónica de otros miembros del género. Muestra dimorfismo sexual, ya que se observan diferencias en las aletas dorsal, pectorales y anal entre el macho adulto y la hembra y macho inmaduro. El máximo tamaño reportado para esta especie es de 26,5 centímetros. Habitan en aguas con un rango de temperatura entre 22 y 28º C y un rango de PH entre 6.0 y 7.0.


Cetopsis candiru. Encyclopedia of Life.org.


C. candiru y C. coecutiens son conocidas por su gran voracidad a la hora de alimentarse. No se alimentan sólo de carroña, sino también de peces vivos en redes de pesca (Barthem y Goulding, Neotropical Ichthyology) e incluso en ocasiones atacan a seres humanos (Goulding, Neotropical Ichthyology). En contraste con los hábitos alimenticios de estas 2 especies, las demás especies de las que se tiene información en este sentido se alimentan principalmente de insectos acuáticos.

En el siguiente vídeo puede verse como decenas de lo que parecen ser peces del género cetopsis salen de sendos agujeros en cuello y hombro de un hombre ahogado que acaba de ser sacado del agua en Brasil.




Algunos enlaces de interés:

Vandellia cirrhosa en Fishbase.org

Información sobre el candirú

El candirú en Wikipedia

Información sobre el candirú en actas urológicas españolas

Cetopsis candiru en scotcat.com

Cetopsis candiru en Encyclopedia of Life

Cetopsis candiru en Wikipedia

Otro vídeo sobre Siluriformes parásitos


No hay comentarios:

Publicar un comentario