Páginas vistas en total


"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo" (Oscar Wilde). "Me he dedicado a investigar la vida y no sé por qué ni para qué existe" (Severo Ochoa).

miércoles, 2 de enero de 2013

La extinción del baiji

El Baiji, delfín del río Yangtze o delfín de río chino (Lipotes vexillifer), Miller, 1918, es una de las 4 especies de delfines que habitan exclusivamente aguas dulces, junto al delfín del río Ganges, el delfín del río Indo y el delfín del Amazonas. Hay otras 2 especies de delfines que pueden ser encontrados tanto en aguas dulces como en agua salada (el Tucuxi de Sudamérica y el delfín del Irrawaddy), además de la marsopa sin aleta, muy escasa y que al igual que el Baiji habita aguas chinas.

El Baiji es seguramente el cetáceo más amenazado del mundo. Está catalogado como especie en peligro crítico (CR) por la IUCN debido a que corre un elevado riesgo de extinguirse en libertad, tanto que muy probablemente ya esté extinto. El último avistamiento documentado totalmente fiable (basado en una fotografía) tuvo lugar en 2002, y el último varamiento confirmado en 2001 (Turvey et al.). La primera estimación del número de ejemplares de esta especie basada en datos de estudios cuantitativos fue realizada por Zhou en 1982. Estimó la población en unos 400 individuos. Diferentes estudios llevados a cabo en los años posteriores llevaron a la conclusión de que a principios de los años 90 la población total de estos animales era de solamente alrededor de 100 individuos en su área de distribución histórica, la cual comprende unos 1.700 kilómetros lineales del río Yangtze (Zhou et al., 1998). En un recuento llevado a cabo en noviembre de 1997 tan sólo pudieron ser contados 13 delfines. Informes de principios de la década de 2000 sugieren que quedaban sólo "unas pocas docenas" (Zhou, 2002) y "muy probablemente menos de 100" (Reeves et al., 2003). En noviembre y diciembre de 2006 un amplio estudio visual y acústico no pudo encontrar ni un sólo Baiji en el río Yangtze. Dos buques de investigación cubrieron el área de distribución del Baiji desde Yichang a Shangai tanto en dirección ascendente como descendente. Además se utilizó también un barco que remolcaba un hidrófono para intentar escuchar los silbidos del Baiji. Aunque los lagos Dongting y Poyang no fueron cubiertos por el estudio de 2006, ningún Baiji ha sido visto en ellos por los investigadores que estudian la marsopa sin aleta en estos lagos desde el año 2000.
Desde el año 2004 han sido reportados unos pocos avistamientos del Baiji en su área de distribución, pero ninguno de ellos había sido documentado con fotografías o evidencias físicas hasta que en agosto de 2007 un ejemplar fue avistado por un vecino de la provincia china de Anhui. Las imágenes fueron revisadas por el Instituto de Hidrobiología de la Academia de Ciencias China que ha confirmado su autenticidad. A pesar de ello, tras el fracaso de la expedición de 2006 se tiende a hablar de especie extinta o funcionalmente extinta.

Ejemplar de Baiji. Encyclopedia of Life.

El Baiji goza de plena protección jurídica en todo su área de distribución. Desde finales de los años 80, la principal estrategia para la conservación del Baiji ha sido intentar capturar el mayor número de ejemplares posible para introducirlos en las reservas semi-naturales de Tongling y Shishou. Esta estrategia se basaba en la expectativa de que una población reproductora ex-situ, preferiblemente mantenida en 2 ó más sitios, proporcionaría el excedente de animales necesarios para la repoblación o restablecimiento de la población silvestre y no debería ser vista como un fin en sí misma (Perrin y Brownell, 1989; Ralls, 1989; Perrin, 1999). Sin embargo, la expectativa de que un número suficientemente grande de Baiji podría ser capturado y mantenido en semi-libertad para constituir una población viable ha demostrado ser poco realista. Las expediciones para capturar ejemplares vivos no han tenido el éxito esperado, y se ha producido la muerte prematura de ejemplares llevados a las reservas anteriormente citadas. El Baiji más longevo en cautividad del que se tiene constancia fue un macho rescatado en 1980 de las artes de pesca y que vivió hasta su muerte en 2002 en un tanque del delfinario del Instituto de Hidrobiología de la Academia de Ciencias de China en Wuhan. Actualmente no se conserva ningún Baiji en delfinarios o reservas semi-naturales.

Otra imagen del Baiji. Animalesextincion.es.

La especie es endémica del río Yangtze de China. Algunos ejemplares fueron vistos en el río Fuchun, inmediatamente al sur del Yangtze, durante la gran inundación de 1955, pero desapareció de esa zona después de la construcción de una central hidroeléctrica en 1957 (Zhou, 2002). También habitó históricamente los lagos Dongting y Poyang, ambos masas de agua adyacentes al río Yangtze (Zhou et al., 1977; Chen et al., 1980). El límite de su área de distribución por el oeste es la Presa de las Tres Gargantas. Fueron observados una vez en la desembocadura del río muy cerca de Shangai (Zhou y Li, 1989).


Mapa que muestra los esfuerzos para la conservación del Baiji a lo largo de su área de distribución. Petermaas.nl.

En este enlace puede verse un detallado mapa de su área de distribución:

http://maps.iucnredlist.org/map.html?id=12119

El cuerpo del Baiji es robusto y del tamaño aproximado de un hombre adulto. Tiene los ojos pequeños (al igual que otros delfines de río) y el hocico largo y estrecho. Su color es gris azulado en el dorso y blanco grisáceo en el vientre. La aleta dorsal es triangular y baja y las aletas pectorales son anchas y redondeadas.

En cuanto a su biología, es más activo del atardecer al amanecer, es decir, es principalmente nocturno. Nada sólo o en pequeños grupos de 3-4 ejemplares. El grupo de mayor tamaño que ha sido observado estaba compuesto por 16 individuos. Es una especie tranquila, reservada y difícil de aproximar. Comparte hábitat con la marsopa sin aleta, el otro único cetáceo de la zona, que aunque también está en peligro de extinción cuenta con un mayor número de ejemplares que el Baiji y es más fácil de aproximar, por lo que se la puede ver con más facilidad. Las hembras de Baiji tienden a ser más grandes que los machos, alcanzando los 253 cm frente a los 229 cm del macho.

La dieta de este delfín está compuesta por una amplia variedad de peces de diferentes tamaños y especies, incluyendo tanto peces de superficie como especies de fondo (Chen et al., 1997). Usan sus largos hocicos para buscar comida en los fondos fangosos, para lo cual realizan inmersiones cortas, de 10-20 segundos. Poseen un sentido de la vista poco desarrollado, pero se valen de su altamente desarrollada facultad de ecolocalización para encontrar la comida. El único predador conocido de la especie es el hombre.

La principal causa del declive de esta especie en años recientes ha sido la pesca ilegal utilizando electricidad, que se piensa que es causante del 40% de las muertes de estos animales. También era frecuente que el Baiji quedase atrapado en las redes de pesca. Las explosiones de ingeniería provocadas para mantener abiertos los canales de navegación del río son otra fuente de mortalidad. Los pesticidas derramados por buques pueden causar elevadas mortalidades. Además, 15.6 billones de metros cúbicos de aguas residuales (el 80% sin tratar) son vertidas todos los años al río Yangtze. El elevado volumen de tráfico en el río, la contaminación acústica, o el impacto causado en el ecosistema por la modificación de los márgenes del río con el fin de prevenir inundaciones, son otras de las amenazas para la especie. Especial daño ha hecho la construcción de presas, las cuales reducen la disponibilidad de peces, efecto que es potenciado por la sobrepesca y la contaminación. Debe destacarse la Presa de las Tres Gargantas, la más grande del mundo, que probablemente afecta al "stock" de peces y a los patrones de inundación natural. Por último, el pequeño tamaño de las poblaciones de Baiji podría causar problemas derivados de una baja eficacia biológica y una baja capacidad de adaptación a cambios en el ecosistema.

El Baiji podría ser el primer cetáceo extinto en tiempos modernos a causa de las actividades humanas, sin embargo, a pesar de estar declarado en peligro crítico (posiblemente extinto) por la IUCN, no se puede afirmar con toda seguridad su desaparición definitiva hasta que se lleve a cabo un estudio más exhaustivo (IUCN Red List, 2011).

Links relacionados:

Aquí puede verse el vídeo de la noticia sobre el avistamiento de 2007

El Baiji en Encyclopedia of Life

El Baiji en Wikipedia

El Baiji en Arkive

El Baiji en IUCN Red List

Delfines de río

Información sobre el delfín de río chino

Vídeo sobre el Baiji

No hay comentarios:

Publicar un comentario