Páginas vistas en total


"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo" (Oscar Wilde). "Me he dedicado a investigar la vida y no sé por qué ni para qué existe" (Severo Ochoa).

sábado, 27 de abril de 2013

El ajolote

Conocido con el nombre científico de Ambystoma mexicanum (Shaw & Nodder, 1798), el Ajolote o Axolotl (monstruo acuático en el idioma náhuatl) es un ejemplo clásico de neotenia o pedomorfosis, es decir, anfibios que alcanzan la madurez sexual con morfología larvaria. Cuando fueron descubiertos se creyó que eran ejemplares larva de la salamandra tigre (Ambystoma tigrinum), sin embargo hoy en día son considerados una especie aparte. La validez de esta especie ha sido confirmada en base a análisis morfológicos, de alozimas y del ADN mitocondrial (H.B. Shaffer).

Axolotl. Fotógrafo: Lokilech. Encyclopedia of life.
La distribución de esta especie es muy restringida. Se circunscribe tan sólo a los lagos Xochimilco y Chalco, en la zona sur de la periferia de Ciudad de México. También se puede encontrar en varios canales y ríos subterráneos asociados a los citados lagos. En el pasado el complejo estuvo formado por 5 lagos y más canales, pero buena parte del agua del sistema ha sido drenada o bien destinada a usos humanos debido a la expansión de la Ciudad de México. Se supone que la especie vivió anteriormente en los canales unidos a 2 de los otros lagos que formaban parte del complejo (Griffiths et al., 1988).
En el siguiente enlace puede consultarse el mapa de distribución de esta especie:

http://maps.iucnredlist.org/map.html?id=1095

La característica física más notable del ajolote son sus branquias externas, un carácter típico de las formas larvarias. Al contrario que otros anfibios, la mayoría de individuos de esta especie no sufren metamorfosis a lo largo de su vida hacia la forma adulta (por lo que viven en el agua permanentemente). La metamorfosis sólo se desencadena bajo determinadas condiciones: cuando la charca o curso de agua en el que viven desaparece por evaporación durante la estación seca. En este caso el ajolote sufre metamorfosis para dar una forma terrestre, perdiendo sus branquias externas y desarrollando pulmones. Es entonces cuando puede viajar por tierra en busca de nuevas charcas donde reproducirse. La metamorfosis puede inducirse artificialmente en el ajolote, tratando al animal con la hormona tiroidea (T4). Parece ser que la hipófisis queda inactiva en las formas que no sufren metamorfosis, con lo cual no puede producir la hormona tirotropina, necesaria para estimular en el tiroides la producción de hormonas tiroideas, esenciales a su vez para desencadenar la metamorfosis.

Aspecto de un ajolote que ha sufrido la metamorfosis para convertirse en la "salamandra mejicana". caudata.org.
El cuerpo del ajolote es largo, delgado y de coloración oscura en su fenotipo salvaje. Las patas son cortas, con 4 dedos en los pies delanteros y 5 en los pies traseros. Hay una variedad albina que ha sido criada en cautividad, pero no ha sido vista en estado salvaje. El ajolote llega a alcanzar algo más de 30 centímetros de longitud y un peso que en los machos oscila alrededor de 130 gramos y en las hembras llega a alcanzar 180 gramos.

Los ajolotes alcanzan la madurez sexual entre los 12 y los 18 meses de edad. Los machos depositan varios espermatóforos (paquetes de esperma) con forma de cono en rocas y plantas. Estos paquetes son recogidos por la hembra con su cloaca, en la cual se produce la fecundación interna. Tan sólo 24 horas después la hembra pone los huevos, los cuales están envueltos en una capa de mucus y adheridos unos a otros así como también al sustrato. Esos huevos son incubados durante 2-3 semanas. Una sola hembra puede producir más de 400 huevos en un día, promediando entre 175 y 200.

El ajolote se muestra inactivo durante el día, moviéndose lentamente y dedicándose principalmente a descansar sobre el sustrato. Los ajolotes jóvenes se alimentan de algas, pero cuando envejecen pasan a alimentarse de invertebrados acuáticos. El principal depredador de estos animales son las garzas.

Estos animales tienen un elevado poder de regeneración de sus tejidos. Cuando son heridos, en lugar de formar una cicatriz, los tejidos de la herida se convierten a un estado similar a las células madre, por lo que son capaces de regenerar el tejido perdido o dañado en su totalidad, incluso una extremidad entera.

Dibujo que muestra dos ejemplares de la variedad albina del ajolote, uno sin metamorfosearse y el otro metamorfoseado. aquariacentral.com.

La población actual de ajolotes es muy pequeña, tanto que la especie está clasificada por IUCN Red List como "Critically Endangered" (en Peligro Crítico de extinción). Es muy difícil saber el número de individuos, pero recientes estudios en su área de distribución han capturado escaso número de ejemplares. Por ejemplo durante 2002 y 2003 fueron dispuestas más de 1.800 redes a lo largo de los canales del lago Xochimilco y tan sólo se consiguieron capturar 42 ejemplares. Asimismo, en un estudio llevado a cabo entre 1998 y 2004 se detectó que la densidad de estos animales había disminuído, aunque se piensa que esta reducción también podría ser debida a su propia dinámica poblacional (Zambrano, 2006). Un estudio científico más reciente no ha conseguido encontrar ningún ajolote, aunque sí ha revelado que todavía pueden encontrarse individuos capturados en el mercado local, lo que indica que los pescadores saben en qué lugares viven aún estos animales. No se han realizado estudios de densidad en el lago Chalco, pero se supone que la población allí es muy pequeña y además este lago es un sistema muy inestable que incluso corre el riesgo de desaparecer completamente en el futuro.

Variedad albina de ajolote en un acuario. caudata.org.

El axolotl necesita para vivir lagos o canales de agua profundos con abundante vegetación. Esta vegetación es requerida para hacer la puesta de los huevos. En su medio cuenta con numerosas amenazas, como por ejemplo la desecación y contaminación del sistema de lagos y canales en que vive como resultado del crecimiento urbano o el consumo tradicional de la especie por parte de los habitantes locales. El incremento del turismo local está escasamente regulado y añade contaminación (Zambrano, 2006). Además esta especie es capturada con fines medicinales. Otra amenaza para la especie la constituyen diversas especies de peces introducidas en su medio, como el género africano Tilapia y las carpas. Estos peces perjudican a los ajolotes ya que compiten con ellos y actúan como sus depredadores. También se pueden ver afectados por enfermedades portadas por las especies invasoras o elevados contenidos bacterianos en las aguas.
La especie se encuentra protegida bajo la categoría de "Protección Especial" por el gobierno de México y se está estudiando elevar aún más el nivel de protección. Las acciones de conservación se están centrando en la educación, el turismo de naturaleza, así como en el trabajo de restauración del hábitat y la biorremediación. Al ser utilizada esta especie en investigación fisiológica y biomédica hay varias colonias del animal repartidas por el mundo, pero no se recomienda su introducción en su hábitat natural hasta que las amenazas puedan ser mitigadas.

En este vídeo de un informativo mejicano se habla de la situación del ajolote:




Más información sobre el ajolote:

Noticia de CNN México sobre la posible desaparición del animal del lago Xochimilco

Vídeo de ajolotes alimentándose en acuario

Vídeo titulado: Ajolote, al borde de la extinción.

http://animaldiversity.ummz.umich.edu/accounts/Ambystoma_mexicanum/

http://es.wikipedia.org/wiki/Ambystoma_mexicanum#cite_note-mex-1

http://www.iucnredlist.org/details/full/1095/0

El ajolote en amphibiaweb.org

http://eol.org/pages/1019571/details

http://www.axolotl.org/

Galería de fotos del ajolote